Caso: monopolio de las empresas de tecnología

Logos de Amazon, Facebook y GoogleLogos de Amazon, Facebook y Google

Una de las razones por las que nuestro equipo de profesionales es uno de los mejores en Chile es porque siempre está estudiando los casos que se presentan en todas partes del mundo, no solo en este país.

Entre los que están dando más de qué hablar es lo que sucede actualmente con las grandes empresas de tecnología e información, como lo son Google, Facebook y Amazon, las cuales tienen un monopolio imposible de romper sin la intervención de la ley.

A pesar de que ha habido casos de monopolio en el pasado, como lo que sucedió en su tiempo con Microsoft, este tema se ha vuelto muy espinoso en los Estados Unidos, desde donde operan estas empresas.

Quédate con nosotros mientras exploramos este interesante caso:

¿Cómo han conseguido este poder?

Para que una empresa sea considerada como la dueña de un monopolio, es necesario que esta haya trabajado mucho hasta cubrir la mayor parte de un mercado, de tal manera que sea casi imposible que nazca un competidor.

Veamos el caso de Amazon: con la excepción de mercados cerrados, como el de China, esta compañía se encarga de vender y entregar casi cualquier cosa que te puedas imaginar, sin importar en dónde te encuentres.

Amazon tiene el capital necesario para crear sus propios productos y venderlos con una precisión, calidad y precio que ningún empresario pequeño o mediano puede competir. De hecho, estos últimos se ven en la obligación de usar a la competencia si quiere conseguir clientes.

Por su parte, Google cuenta con el buscador más usado en todo el mundo (de lejos), además de contar con Gmail, YouTube y otros productos que se han convertir en parte de la vida diaria de millones de personas.

Obviamente, Facebook es el gigante de las redes sociales, pero su monopolio no comenzó hasta que adquirió a WhatsApp e Instagram, dos aplicaciones con cientos de millones de usuarios.

¿Cuáles son los riesgos para el mundo?

Los riesgos de un monopolio son muchísimos, aunque, a primera vista, parezca que realmente estos traen beneficios para los consumidores. A la larga, solo la compañía termina ganando algo.

Entre los principales riesgos encontramos:

  • Podrán censurar a cualquiera que no esté de acuerdo con las ideologías de sus dueños.
  • Eliminarán miles de puestos de trabajo porque otras empresas no podrán competir.
  • Podrían aumentar los precios cuando quieran si no hay una alternativa.
  • Entre muchas cosas más.

De alguna manera, esta clase de empresas son muy parecidas al dictador de un país: pueden hacer lo que quieran sin temer grandes repercusiones porque son muy poderosas como para que alguien las ataque.

¿Qué se espera que suceda?

He aquí el meollo del asunto: ¿estas empresas sufrirán algún fallo en contra? No olvidemos que son compañías que valen billones de dólares y que pueden comprar fácilmente la consciencia de muchos.

Sin embargo, actualmente hay varios intentos para reducir el poder de estas empresas, siendo Australia y los Estados Unidos los países que desean arrebatarles un poco de poder antes de que sea demasiado tarde.

Lo que suceda en este aspecto afectará a los usuarios de Chile y el resto del mundo, ya que la mayoría de las personas usan los servicios de estos gigantes, quizás más, o quizás menos, pero su alcance es casi ilimitado.

Sin duda, un caso de estudio del que nuestros profesionales podrán aprender mucho.

Aprende más sobre nuestra agencia de abogados:

Menu